Antioqueña de Maquinas en la red social Facebook
Antioqueña de Maquinas en la red social Twitter
Antioqueña de Maquinas - Maquinas e insumos para la confección y Marroquinería

​​​​​​Sede Principal Centro

Carrera 54 # 49-30

PBX: 444 5332

​Opción 1

antioquenademaquinas@hotmail.com 

 Copyright © 2017   ANTIOQUENA DE MAQUINAS Y CIA SAS   Todos los derechos reservados

​​​​​​Bodega de Usados

Carrera 54 # 49-23

PBX: 444 5332

​Opción 3

antioquenademaquinas@hotmail.com 

​​​​​​Sede San Juan

Calle 44 # 73-31

PBX: 444 5332

​Opción 2

antdemaquinas.sanjuan@hotmail.com

Medellin - Colombia

A la marca, de origen estadounidense, se le considera la pionera de las máquinas electrónicas e incluso del modelo de franquicias.

Es muy probable que en su casa, la de su mamá, una tía o algún familiar haya una máquina de coser Singer. A lo mejor es una que le tomó algún tiempo conocer, pues estaba oculta en su propio maletín o un gabinete, bajo una mesita con armazón metálico que bien podría hacer las veces de un escritorio o un tocador. Se trata de un invento que hace 165 años revolucionó con éxito la forma de coser, a diferencia de antecesores del siglo XIX que no prosperaron a causa de la resistencia de los sastres.

Singer, una marca que sacó ventaja en el mercado al pensar en potenciar el uso doméstico de la máquina, introdujo atributos como la operación con pedal, lo que permitió tener libres las manos para coser en forma de curvas. Si bien la historia ha dado cuenta de conflictos que surgieron tras la expedición de la patente, entre tres socios y un cuarto sujeto, inventor de la puntada de la máquina, quien ha sido reconocido como el cerebro de esta creación es el estadounidense Isaac Merritt Singer.

Nacido en 1811, Singer, antes de ser inventor, se desempeñó como actor, y de él se dice que dejó más de 24 hijos —incluso un escándalo por bigamia—, US$14 millones de patrimonio y una marca que llegó entonces a controlar tres cuartos del mercado mundial y que actualmente aún se precia de ser la número uno. Además, varios autores afirman que I.M. Singer & Company inauguró el modelo moderno de venta de franquicias, a través de licencias para distribuir la máquina, acompañadas de entrenamiento para aprender a utilizarla, un servicio que presta aún hoy.

A finales del siglo XIX, la compañía de Singer también dejó lecciones como las ventajas de vender en el exterior —por las tasas de cambio— y la integración vertical: empezó a fabricar sus propios muebles. Durante el siglo XX sobrevivió a las vicisitudes de las guerras mundiales, entre ellas la confiscación del contenido de sus fábricas. Sin embargo, según los autores Reza Vaghefi, Stephen Paulson y William Tomlinson, estos conflictos bélicos le dejaron gran prestigio a la marca por su producción de partes de aeronaves y otros artículos para los ejércitos.

A Colombia, llegó en 1910, en los inicios de la consolidación de una industria textil que en regiones como Antioquia se volvería trascendental durante el siglo XX, no sólo en lo económico sino en lo social. Según cuenta Carolina Ospina, de trade marketing de Singer en Colombia, desde hace 10 años la marca es distribuida en el país por Corbeta, el grupo que también tiene AKT, Ktronix, Alkosto, Kalley, entre otras. Corbeta, que importa las máquinas desde Estados Unidos, se quedó con la distribución después de que, a causa de una crisis económica, la filial directa de Singer desapareciera.

En el marco de Colombiatex de las Américas, que se llevó a cabo durante la última semana de enero en Medellín, y del aniversario número 165 de Singer, Catalina Giraldo, jefe de mercadeo de esta empresa, aseguró que actualmente uno de los mayores retos de la marca, que también atiende el segmento industrial, es acercarse a las nuevas generaciones de diseñadores de moda o a quienes tienen la costura como hobby, e incluso a los niños, a través de talleres. Para eso han establecido alianzas con universidades y personalidades como Pilar Castaño y la escritora especializada en moda Vanessa Rosales.

Para Camilo Herrera, presidente de la firma de medición de consumo Raddar, la clave del éxito de marcas con grandes trayectorias, como Singer, es reinventarse y “tener flexibilidad para adaptarse a las condiciones del mercado”. Hoy, las máquinas de la compañía, nacida en Nueva York, ya no tienen pedal, son mecánicas o electrónicas, aunque conservan en su interior la estructura metálica. La marca, entre otras cosas, quizá siempre será recordada como la pionera de las puntadas en zigzag, pero como muchos otros actores de la industria textil y de confecciones, es uno de los afectados por el contrabando, el segundo delito a través del cual más impuestos se evaden en el país, después de la corrupción.

El Espectador2 Feb 2017 - 10:00 PM
Por: María Alejandra Medina C.

Singer: el invento que cambió la forma de coser hace 165 años